lunes, 22 de julio de 2013

Tarta de Santiago




Esta es la primera tarta de almendras o tarta de Santiago que cocino. Con esto os quiero transmitir lo fácil qué es prepararla. Como siempre, pero especialmente con recetas sin muchos componentes ni artificios, la elección de unos ingredientes de calidad es fundamental.
Si bien las tartas de almendra tienen un origen bastante remoto,  la conocida decoración con la cruz de Santiago se debe a "Casa Mora" en Santiago, que empezó a hacerlo sobre 1925.

Ingredientes
250 g de almendra pulverizada
250 g de azúcar
5 huevos
Medio limón para ralladura
Mantequilla para engrasar el molde
Azúcar glas (pulverizado) para la cobertura

Preparación
1. Precalentamos el horno a 180º C, modo bandejas y ventilador
2. En un bol batimos  bien los huevos con el azúcar
3. Añadimos la almendra pulverizada y la ralladura del limón y removemos cuidadosamente
4. Engrasamos con mantequilla un molde redondo de unos 22 cm de diámetro
5. Volcamos la masa en el molde e introducimos en el horno durante 30 minutos.
6. Comprobamos que está cocinada la tarta pinchando con una aguja gruesa
7. Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos
8. Para decorar, colocamos sobre la tarta una plantilla de la cruz de Santiago, y espolvoremos el azúcar glas con ayuda de un colador
9. Retiramos la plantilla con cuidado. ¡Lista para servir!

NOTA: Opté por utilizar unas cruces más pequeñas (tenéis la plantilla aquí), pero en internet podéis encontrar muchas otras plantillas de mayor tamaño.






El camino de Santiago fue una peregrinación especialmente popular durante la Edad Media. Llegaban caminantes de toda Europa buscando el perdón de sus pecados afrontando un largo camino sin apenas medios y con muchos peligros. Uno de los alicientes para afrontar este largo viaje, pudo ser la mejoría experimentada por muchos peregrinos aquejados por el llamado "fuego de San Antonio", hoy conocido como ergotismo, a medida que se aproximaban a Santiago. Esta enfermedad provoca alucinaciones, convulsiones y gangrenamiento de las extremidades, y está causada por las toxinas que produce un hongo, el cornezuelo.  Este hongo prolifera en ambientes húmedos en cereales y hierbas, y especialmente bien en el centeno. Los peregrinos de países del norte de Europa, en los que por las condiciones de humedad y temperatura no se da bien el trigo, pero sí el centeno, que admite condiciones de cultivo más duras, comían habitualmente pan de centeno y estaban más expuestos a esta enfermedad. A medida que avanzaban por el camino de Santiago, más al sur de Europa, y consumían pan de centeno sano, pero sobre todo aumentaba en su dieta el pan de trigo, veían como mejoraba su enfermedad.
Si queréis leer más sobre el cornezuelo, el ergotismo y el camino de Santiago, visitad esta página del interesantísimo blog del neurobiólogo y escritor José R. Alonso.



Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C0C.

17 comentarios:

  1. Me gusta la tarta, aquí y allí sobre todo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias¡ Pues si te pasas por Santiago estos días ya sabes que además te encontrarás con las Fiestas de Santiago¡
      Saludos :-)

      Eliminar
  2. Te ha quedado maravillosa, nunca la he preparado, pero lo haré y tomaré tu receta, se ve muy rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo muy fácil de preparar¡¡¡
      Saludos :-)

      Eliminar
  3. Que rica está esta tarta, si es que Galicia lo tiene todo bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Mª, pues que voy a decir yo¡¡¡ (si lo digo yo queda mal...) :-)

      Eliminar
  4. Que rica que se ve además muy fácil de hacer.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari, es lo que más me llamó la atención cuando me dieron la receta, con lo rica que está, lo fácil que es de hacer... (según como se vea, eso también tiene peligros... ains esa dieta¡¡¡)

      Eliminar
  5. qué buena pinta tiene la tarta... esos huevos son caseros,... qué color!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días chicas: pues efectivamente, son huevos caseros, muy buena observación¡ Las gallinas que ponen estos huevos pasean todos los días al aire libre, de la mañana al anochecer, y hasta alguna se rebela a la hora de recogerse por la noche¡

      Eliminar
  6. Gracias por la receta, nunca me he atrevido con esta ya que no sabia que era tan fácil de hacer! La probaremos, y acompañada por un albariño.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jose, pues cierto al 100 %, la primera tarta de Santiago que preparo, y estaba buenísima. No sé si el albariño es la mejor combinación (aunque sé que con uvas albariñas recogidas muy tarde alguna bodega de la DO Rías Baixas tiene vinos semi-dulces que podrían funcionar con la tarta...). Pero con un café o un licorcito seguro que hace buena pareja¡

    ResponderEliminar
  8. Pues quien lo diria, te ha quedado perfecta y seguro que está deliciosa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Perfecta, así es como te ha quedado esta tarta, ummmm, que buena.
    Pásate por mi blog a recoger el premio que te he dejado,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que rico!!
    Me encanta tu receta
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. que buena pinta tiene me encanta la idea

    ResponderEliminar
  12. hola buenas te unes a mi blog y yo me uno al tuyo?
    mi blog es
    http://lacasitadeaitana.blogspot.com.es/
    besitos noemi

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...